Saltar al contenido
Recetas de cocina

Receta volcán de chocolate

receta volcan de chocolate facil

En este articulo les voy a enseñar como hacer esta receta volcán de chocolate. Es una receta super fácil que podes hacer sin batidora, además podes hacer un montón y tenerlos reservados en el congelador hasta el momento de hornearlos. Por experiencia propia les confieso que esto nos viene genial para tener un postre siempre a mano, aunque sabiendo que tenemos que coulant de chocolate en el congelador es difícil resistirse en hornearlos.

Espero que les guste esta receta súper chocolateada y 5que la pongan en práctica para que también disfruten de esta pequeña delicia en forma de volcán. Así que si quieres ver cómo se hace puescontinua leyendo porque la receta empieza ya!!.

Receta volcán de chocolate | Ingredientes para 5 coulant de chocolate

Para preparar estos deliciosos coulant de chocolate vamos a necesitar mantequilla sin sal, chocolate negro troceado, harina, huevos, azúcar, extracto o esencia de vainilla y una pizca de sal, si la mantequilla que utilizan ya tiene sal deben omitir la pizca de sal de la receta.

Para el Bizcocho:

  • 200g Chocolate negro.
  • 150g Mantequilla.
  • 120g Azúcar.
  • 2 Huevos grandes.
  • 80g Harina de trigo todo uso (sin levadura añadida).
  • 1 Cdta Esencia de vainilla (OPCIONAL, pero a mí me encanta el toque de sabor).
  • 1 Pizca de sal (OPCIONAL para intensificar el sabor del coulant.

Volcán de Chocolate Receta Fácil

Empezamos esta receta volcán de chocolate, añadiendo el chocolate negro troceado en un bol grande, también le añadimos la mantequilla (de preferencia es mejor que esté a temperatura ambiente).

Removemos un poquito y antes de difundirlo todo junto lo podes derretir a baño maría, pero para mayor comodidad lo voy a derretir al microondas así que lo caliento en tandas de 15 segundos para que no se queme el chocolate. (Recuerden remover entre tanda y tanda hasta tenerlo todo totalmente derretido.

También les cuento que la proporción de chocolate y mantequilla la podemos variar según la consistencia y la intensidad de sabor que queramos conseguir. Por ejemplo a mí me gusta que el centro del volcán quede derretido pero a la vez que esté cremoso y con un intenso sabor a chocolate, por eso yo pongo más cantidad de chocolate que de mantequilla pero si ustedes quieren un interior más líquido pueden hacerlo igualando la cantidad de chocolate y mantequilla.

En ese caso deben utilizar 175 gramos de cada ingrediente cuando tengamos el chocolate y la mantequilla totalmente derretidos lo reservamos a temperatura ambiente para que enfríen un poquito, mientras en un bol aparte batimos los huevos. Como ven esta receta se puede hacer a mano perfectamente ya que no necesitamos espumarlos huevos, con tenerlos un poco batidos será suficiente.

Ahora añadimos el azúcar y batimos otro ratito hasta que se incorpore por completo, agregamos también el extracto o esencia de vainilla y repartimos su sabor por toda la mezcla.

A estas alturas la mezcla de chocolate y mantequilla derretida estará un poquito más fría así que ya podemos añadirla poco a poco a los huevos batidos. Lo mejor es añadirlo lentamente mientras batimos para evitar que el huevo se cocine, por eso debemos derretir el chocolate al principio de la preparación y dejar que baje su temperatura antes de incorporarlo, además añadiendo lo poco a poco ayudamos a que el chocolate se integre mejor a la mezcla.

Con un colador tamizamos la harina así no estara apelmazada y no se crearán grumos en la masa.

Mezclamos suavemente, ahora que la harina está un poquito integrada aprovechamos para añadir la pizca de sal. Recordar que si utilizan mantequilla con sal no será necesario agregar la pizca de sal a la mezcla, pero si utilizan mantequilla sin sal como yo les recomiendo añadir esa pizquita para potenciar el sabor del chocolate.

Cuando no veamos restos de harina (como se ve en la foto de arriba), tendremos la masa terminada ya podemos ver la cremosidad que tiene esta mezcla, para mí es todo un espectáculo para los sentidos.

Antes de hornear los coulant preparamos los moldes untándolos con un poquito de mantequilla.

Una vez la hayamos puesto una capa fina de mantequilla, le ponemos cacao en polvo puro. Esto nos ayudará a desmoldar el coulant fácilmente del molde, también lo podés hacer con harina pero el cacao le dará un colorcito muy bonito al desmoldarlo.

Repartimos la masa en los moldes, en este caso estoy utilizando unos ramekines de cerámica aptos para horno pero podes utilizar otros moldes o recipientes. Sólo asegurense que los recipientes que van a utilizar son resistentes del horneado.

Los rellenamos aproximadamente hasta dos tercios de su capacidad. En este caso estoy poniendo dos cucharadas y media del racionador de helados. Como ven la masa me ha alcanzado para rellenar cinco moldes, pero eso depende del tamaño de nuestros recipientes.

Ahora los aplanamos con una cucharita para dejar la superficie más uniforme.

Les ponemos papel film transparente a cada uno de ellos antes de congelarlos, así también como los estamos haciendo de manera individual, siempre tendremos un postre a punto para emergencias. Los dejaremos en el congelador durante dos horas antes de hornearlos pero si queres congelarlos por más tiempo para tener un postre listo en caso de emergencia los podes tener perfectamente hasta un mes en el congelador y sacarlos a medida que los necesites.

Cuando los saques del congelador estarán muy duros, por eso es conveniente dejarlos unos 10 minutos a temperatura ambiente antes de hornearlos (justo el tiempo que necesitamos para encender el horno y precalentarlo a 200 grados).

Pasado este tiempo lo llevamos al horno. El tiempo de horneado depende de la cantidad de masa que hayas puesto en el recipiente y lo congelada que esté. Para saber el tiempo que necesitan nuestros volcanes de chocolate para estar listos lo mejor es estar atentos al proceso de horneado .

Un truco muy útil para saber el tiempo de horneado justo, es hornear primero un coulant y partirlo por la mitad, según eso sabran si necesitan dejarlo unos minutos más o unos minutos menos dentro del horno. Recordar que cada horno es un mundo y por eso lo mejor es probar antes de hornearlos todos juntos .

Cuando vean que el coulant ha crecido y que se han formado como unas grietas en la parte superior quiere decir que está listo. En mi caso lo dejé 20 minutos.

Una vez listo lo sacamos del horno y lo dejamos reposar 15 minutos sobre una rejilla. Como la idea de este postre es que no se cocinen por completo mientras reposan veremos como al enfriarse bajan por el centro.

Después de los 15 minutos de reposado ya lo podemos desmoldar pasamos una espátula o cuchillo por el lateral para ayudar a que se despegue, le damos la vuelta sobre un plato y le damos unos toquecitos al recipiente para desmoldalo, gracias al cacao verán que se desmolda fácilmente.

El cacao se queda en las paredes y le dan colorcito muy bonito, pero lo mejor de este postre es partirlo y ver su interior… para mí es todo una delicia.

Siempre lo horneo un momento antes de servirlo así aún está caliente.

Me gusta presentarlo espolvoreado de azúcar glas y algo de fruta. En este caso la frutilla le viene genial.

Te recomiendo que lo acompañes con un helado de vainilla para crear un contraste de temperaturas riquísimo. Terminamos la presentación con sirope de chocolate y ya lo tenemos listo para comer.

Este es uno de los postres que casi siempre pido cuando comemos fuera de casa me encanta su sabor y el contraste de temperaturas que hace con el helado. También es cierto que el punto de este postre es muy personal y ya que depende mucho si te gusta disfrutar de su corazón de chocolate más o menos líquido.

Volver a Recetas de Cocina